GALAXIAS

Todas las estrellas que vemos desde la Tierra forman parte de un gran grupo de estrellas llamado «galaxia». Las galaxias se componen de una enorme cantidad de estrellas, las cuales giran como si fuera un remolino espacial gigante. Nuestra galaxia se llama Vía Láctea y se parece un poco a unos fuegos artificiales giratorios. Tiene más estrellas de las que nadie pudiera contar a lo largo de toda su vida, y siempre está girando muy muy despacio. De hecho, gira tan despacio que tarda 225 millones de años en realizar un giro completo.

Si nos alejamos de las luces de las ciudades y nos acercamos al campo, podremos ver la Vía Láctea en el cielo nocturno con nuestros propios ojos. Esta forma una banda de aspecto lechoso que se extiende por el cielo; es algo bastante hermoso de ver.

Fuera de la Vía Láctea existen muchas otras galaxias, todas ellas con un sinfín de estrellas. Estas galaxias tienen todo tipo de formas y tamaños: algunas giran como la nuestra y otras son bolas desordenadas de estrellas que se parecen a enormes enjambres de abejas. Aunque hay un par de galaxias que pueden verse a simple vista, la mayoría están tan lejos que hace falta un gran telescopio para divisarlas. Existen galaxias que se expanden en las profundidades del espacio tan lejos como nuestros más potentes telescopios alcanzan a ver, y no hay duda de que hay otras incluso más allá.

La galaxia espiral más cercana a la Vía Láctea es la galaxia de Andrómeda, la cual está a unos 2,5 millones de años luz. Esto quiere decir que la imagen que vemos de Andrómeda es de un pasado muy remoto, ¡de incluso antes de que el ser humano pisase la Tierra!

Así, si consideramos que cuanto más lejana sea la visión del espacio, más antigua será, la galaxia más lejana que se ha descubierto es una muy muy antigua. Se llama UDFj-39546284, y como está en los mismos confines del universo visible, la vemos con el aspecto que tuvo no mucho después del Big Bang.

Como en el espacio las cosas están muy alejadas entre sí, no medimos las distancias en kilómetros ni millas, ¡sino en años luz! Un año luz es la distancia que recorre la luz durante un año terráqueo. La luz es lo más rápido que hay en el universo: puede cubrir distancias alucinantes es muy poco tiempo; ¡es tan rápida que puede dar la vuelta a la Tierra siete veces y media en solo un segundo!

Deja un comentario