EL UNIVERSO

Si hay algo que sepamos a ciencia cierta sobre el universo es que es realmente grande, ¡ya que contiene todas las estrellas del firmamento y mucho más! De hecho, es tan grande que ni siquiera estamos seguros de que tenga fin. Imagínate lo que sería salir de la Tierra en una nave espacial y viajar para siempre sin llegar a ningún sitio: así de grande es el universo. Pero, no nos adelantemos; vayamos desde el principio: ¿cuándo nació el universo?

El universo comenzó a existir hace 13.700 millones de años tras un suceso conocido como «el Big Bang». Todo lo que hay en el universo se creó en aquel momento, incluidas toda la materia que da forma a las estrellas y la energía que fluye entre ellas; incluso el tiempo y el espacio se crearon en el Big Bang. Nadie sabe por qué sucedió, ¡y sigue siendo uno de los grandes misterios de la ciencia!

El comienzo del Big Bang: hace 13.700 millones de años (13.700.000.000 años).

377.000 años tras el Big Bang: se forman los átomos y los fotones, hechos de luz, que se mueven libremente.

Con el paso del tiempo, el universo se expandió en todas direcciones y comenzó a tomar forma. A partir de un torbellino de energía surgieron unas diminutas partículas y, tras unos cuantos cientos de miles de años, se agruparon para dar lugar a los átomos, los elementos constitutivos elementales de todo lo que hay en el universo. También fue entonces cuando se produjo la luz, la cual fue libre para viajar por todo el universo. ¡Guaaau!

Tuvieron que transcurrir cientos de millones de años desde que los átomos se agruparon en grandes nubes para que naciera la primera generación de estrellas. Dichas estrellas se agruparon en galaxias y el universo comenzó a convertirse en lo que vemos en el cielo nocturno en la actualidad. El universo sigue expandiéndose hoy en día, ¡y seguirá haciéndose más y más grande para siempre!

500 millones de años (500.000.000 años) después del Big Bang: se forman las primeras galaxias.

200 millones de años (200.000.000 años) después del Big Bang: se forman las primeras estrellas.

Dato: ¡El eco del Big Bang puede oírse! Basta con escuchar una radio que no esté sintonizada: uno de cada cien chisporroteos se debe a los restos de luz del Big Bang, que han viajado decenas de millones de años en las ondas de radio.

Deja un comentario