GALAXIAS

Galaxias

Todas las estrellas que vemos desde la Tierra forman parte de un gran grupo de estrellas llamado «galaxia». Las galaxias se componen de una enorme cantidad de estrellas, las cuales giran como si fuera un remolino espacial gigante. Nuestra galaxia se llama Vía Láctea y se parece un poco a unos fuegos artificiales giratorios. Tiene más estrellas de las que nadie pudiera contar a lo largo de toda su vida, y siempre está girando muy muy despacio. De hecho, gira tan despacio que tarda 225 millones de años en realizar un giro completo.

Si nos alejamos de las luces de las ciudades y nos acercamos al campo, podremos ver la Vía Láctea en el cielo nocturno con nuestros propios ojos. Esta forma una banda de aspecto lechoso que se extiende por el cielo; es algo bastante hermoso de ver.

Fuera de la Vía Láctea existen muchas otras galaxias, todas ellas con un sinfín de estrellas. Estas galaxias tienen todo tipo de formas y tamaños: algunas giran como la nuestra y otras son bolas desordenadas de estrellas que se parecen a enormes enjambres de abejas. Aunque hay un par de galaxias que pueden verse a simple vista, la mayoría están tan lejos que hace falta un gran telescopio para divisarlas. Existen galaxias que se expanden en las profundidades del espacio tan lejos como nuestros más potentes telescopios alcanzan a ver, y no hay duda de que hay otras incluso más allá.

La galaxia espiral más cercana a la Vía Láctea es la galaxia de Andrómeda, la cual está a unos 2,5 millones de años luz. Esto quiere decir que la imagen que vemos de Andrómeda es de un pasado muy remoto, ¡de incluso antes de que el ser humano pisase la Tierra!

Así, si consideramos que cuanto más lejana sea la visión del espacio, más antigua será, la galaxia más lejana que se ha descubierto es una muy muy antigua. Se llama UDFj-39546284, y como está en los mismos confines del universo visible, la vemos con el aspecto que tuvo no mucho después del Big Bang.

Como en el espacio las cosas están muy alejadas entre sí, no medimos las distancias en kilómetros ni millas, ¡sino en años luz! Un año luz es la distancia que recorre la luz durante un año terráqueo. La luz es lo más rápido que hay en el universo: puede cubrir distancias alucinantes es muy poco tiempo; ¡es tan rápida que puede dar la vuelta a la Tierra siete veces y media en solo un segundo!

EL NACIMIENTO DE LAS ESTRELLAS

Te equivocas si crees que las estrellas solo se pueden ver de noche: ¡nuestro sol es en realidad una estrella y la vemos todos los días! El Sol es una estrella bastante normal, ya que su brillo y su temperatura han sido constantes desde que hay vida en la Tierra. Las demás estrellas están mucho más lejos que el Sol, y por eso tienen ese aspecto diminuto en el cielo, aunque cada una de ellas tiene sus propias y extraordinarias historias. Entonces,
¿cómo nacieron?

Las estrellas se formaron a partir de nubes de gas hidrógeno en el espacio, ya fueran del Big Bang o de los restos de otras estrellas que hubieran explotado.

Con el tiempo, la gravedad agrupó estos gases en una masa en la que empezaron a girar y calentarse.

Este proceso continuó hasta que el gas alcanzó la densidad y la temperatura suficientes como para iniciar una fusión nuclear y, después, en lo que dura un destello de luz, nació una nueva estrella.

TIPOS DE ESTRELLAS

Las estrellas gigantes tienen un gran tamaño, lo que quiere decir que tienen un brillo y una temperatura enormes. Por desgracia, este increíble poder hace que consuman su combustible con gran rapidez y que su duración sea más corta que de la del Sol.

Aunque las estrellas enanas rojas son más pequeñas que el Sol, viven durante una cantidad increíble de tiempo. Son tan pequeñas que la reacción nuclear de sus núcleos es relativamente lenta y estable y se prolonga durante cientos de miles de millones de años.

El Sol, al igual que muchas otras, es una estrella de la secuencia principal. Este tipo conforma el 90% de las estrellas que podemos ver y son las más dadas a tener planetas que alberguen vida.

EL UNIVERSO

Si hay algo que sepamos a ciencia cierta sobre el universo es que es realmente grande, ¡ya que contiene todas las estrellas del firmamento y mucho más! De hecho, es tan grande que ni siquiera estamos seguros de que tenga fin. Imagínate lo que sería salir de la Tierra en una nave espacial y viajar para siempre sin llegar a ningún sitio: así de grande es el universo. Pero, no nos adelantemos; vayamos desde el principio: ¿cuándo nació el universo?

El universo comenzó a existir hace 13.700 millones de años tras un suceso conocido como «el Big Bang». Todo lo que hay en el universo se creó en aquel momento, incluidas toda la materia que da forma a las estrellas y la energía que fluye entre ellas; incluso el tiempo y el espacio se crearon en el Big Bang. Nadie sabe por qué sucedió, ¡y sigue siendo uno de los grandes misterios de la ciencia!

El comienzo del Big Bang: hace 13.700 millones de años (13.700.000.000 años).

377.000 años tras el Big Bang: se forman los átomos y los fotones, hechos de luz, que se mueven libremente.

Con el paso del tiempo, el universo se expandió en todas direcciones y comenzó a tomar forma. A partir de un torbellino de energía surgieron unas diminutas partículas y, tras unos cuantos cientos de miles de años, se agruparon para dar lugar a los átomos, los elementos constitutivos elementales de todo lo que hay en el universo. También fue entonces cuando se produjo la luz, la cual fue libre para viajar por todo el universo. ¡Guaaau!

Tuvieron que transcurrir cientos de millones de años desde que los átomos se agruparon en grandes nubes para que naciera la primera generación de estrellas. Dichas estrellas se agruparon en galaxias y el universo comenzó a convertirse en lo que vemos en el cielo nocturno en la actualidad. El universo sigue expandiéndose hoy en día, ¡y seguirá haciéndose más y más grande para siempre!

500 millones de años (500.000.000 años) después del Big Bang: se forman las primeras galaxias.

200 millones de años (200.000.000 años) después del Big Bang: se forman las primeras estrellas.

Dato: ¡El eco del Big Bang puede oírse! Basta con escuchar una radio que no esté sintonizada: uno de cada cien chisporroteos se debe a los restos de luz del Big Bang, que han viajado decenas de millones de años en las ondas de radio.

El profesor Astro Cat y las fronteras del espacio

 

Cada noche, el Sol se pone más allá del horizonte y los últimos rayos cubren los cielos de bellos colores. Cuando va llegando la noche, esos colores dan paso a un oscuro y profundo cielo cubierto por un tapiz de «pequeñas» estrellas titilantes. Cuando uno mira esas estrellas y el espacio que hay entre ellas, lo que ve es lo más grande que existe: el universo.

¿Dónde va el Sol cuando se hace de noche?, ¿de qué están hechas las estrellas y de dónde vienen?, ¿estamos solos en el universo o en un planeta muy muy lejano hay otro niño u otra niña que se hace estas mismas preguntas?

Nuestro universo es muy complejo, y muchos científicos pasan toda su vida tratando de desentrañar sus más grandes secretos: de hecho, muchos de estos secretos están aún por desvelarse. Pero, no te preocupes, el profesor Astro está aquí para ayudar, ¡y soy el gato callejero más inteligente que jamás vayas a conocer! Así que cerrad las escotillas y abrochaos el cinturón de seguridad, porque ha llegado el momento de despegar y descubrir
¡las fronteras del espacio del profesor Astro Cat!